16 de noviembre de 2014

Entre el cielo y el infierno

Entre el cielo y el infierno

Un hombre habló con el Señor acerca del cielo y el infierno. 

El Señor le dijo a ese hombre: "Ven, te mostraré el infierno". 
Entraron en una habitación en donde un grupo de personas 
se encontraba sentado alrededor de una enorme olla de guisado. 
Todos estaban desesperados y muertos de hambre. 
Cada persona sostenía una cuchara que tocaba la olla, 
pero cada cuchara tenía un mango mucho más largo que su 
propio brazo, de tal manera que no podía utilizarse para 
llevar el guisado a sus bocas. El sufrimiento era terrible. 
"Ven, ahora te mostraré el cielo", dijo el Señor, después de un tiempo. 
Entraron en otra habitación, idéntica a la primera 
(la olla de guisado, el grupo de personas, las mismas cucharas con mango largo). 
Sin embargo, allí todos estaban felices y bien alimentados. 
"No comprendo", dijo el hombre. 
"¿Porque están felices aquí, si en la otra habitación se sienten miserables
 y todo es igual?" El Señor sonrió. 
"Ah, es sencillo", respondió. 
"Aquí aprendieron a alimentarse mutuamente". 
[Es decir, mientras que en el infierno cada uno quiere comer con su cuchara y 
no es capaz de compartir con los demás, en el cielo cada uno piensa primero en 
el hermano y con su propia cuchara lo alimenta]. 
¿Alimentas tú a tus semejantes? No desde el punto de vista del alimento físico,
 sino en el sentido amplio de compartir con los demás (tu tiempo, tus posesiones, etc.).

adnow

loading...