22 de diciembre de 2014

Carta reflexiva de un niño hacia su padre


Querido papá, 
Mis manos son pequeñas, por favor no esperes perfección
 cuando tiendo la cama, hago un dibujo, o lanzo la pelota.
 Mis piernas son pequeñas, por favor,
 camina más lento para que pueda ir junto a ti. 
Mis ojos no han visto el mundo como tú lo ves, por favor
 déjame explorarlo, no me limites innecesariamente. 
El trabajo siempre estará allí, pero yo seré pequeño sólo
 por un corto tiempo, por favor ten paciencia para explicarme 
las cosas maravillosas de este mundo y hazlo con alegría. 
Mis sentimientos son frágiles, te pido por favor que estés
 pendiente de mis necesidades, no me regañes todo el día, 
a ti no te gustaría que lo hicieran contigo. Trátame como
 a ti te gustaría ser tratado. 
Soy un regalo especial de Dios, por favor atesórame como Él 
quiso que lo hicieras, respetando mis acciones, dándome principios 
y valores con los cuales vivir, y enseñándome amorosamente. 
Necesito tu apoyo y tu entusiasmo, y no tus críticas para crecer.
 Por favor no seas tan estricto, recuerda: puedes ser crítico con 
las cosas que hago sin criticarme a mí. 
Por favor, dame libertad para tomar mis propias decisiones. 
Permite que me equivoque para que pueda aprender de mis errores.
 Así algún día, estaré preparado para tomar las decisiones
 que la vida requiere de mí. 
Por favor, no lo hagas todo tú. Eso me hace sentir que mis 
esfuerzos no cumplieron con tus expectativas. 
Yo sé que es difícil, pero deja de compararme con mi hermano, 
yo soy yo. 
No temas alejarte de mí por un corto tiempo. Los niños necesitamos
 vacaciones de los padres, así como los padres necesitan
 vacaciones de sus hijos. 
Dame ejemplos de vida espiritual, para que pueda conocer a Dios,
 para que en mi futuro, pueda disfrutar y compartir el amor 
con mi prójimo. 
Muchas gracias, 
Tu hijo. 
“Debemos tener nuestros oídos muy alerta cuando nos habla un 
niño ya que muchas veces escucharemos cosas que jamás en nuestra
 vida hayamos oído. Esto es producto no de sus conocimientos,
 sino de que Dios está hablándote a través de ellos”.

adnow

loading...